Las autoridades de salud del distrito emprendieron ayer una especie de ‘bloque de búsqueda’ para sancionar a quienes persistan en mantener criaderos del mosquito Aedes aegypti en sus viviendas, sitios de trabajo y estudio.

Para la secretaria distrital de Salud, Alma Solano, esta es una de las maneras de castigar la indiferencia o apatía de algunas personas frente al incremento de los casos de dengue en Barranquilla. Las cifras del Sistema de Vigilancia de Salud Pública –Sivigila– del Distrito de Barranquilla reportan 1.301 casos de dengue, 45 de los cuales son graves.

Suroccidente y Suroriente son las localidades que más casos reportan.

El anuncio de las sanciones para los que sigan acumulando recipientes como botellas y floreros destapados en los que se cría el mosquito transmisor del dengue, fue hecho ayer por la titular de salud distrital.

Sensibilizar es la clave. El comienzo de los operativos los presidió la funcionaria con apoyo de la Policía Ambiental en la segunda etapa de la urbanización Adelita de Char, corregimiento de La Playa.

Expuso que en cumplimiento de la norma que regula el sistema de vigilancia de salud ambiental, detectaron que pese a las campañas para prevenir la propagación de la enfermedad (Ver infografía), comprobaron que la situación es reincidente en viviendas en donde en inspecciones anteriores por parte de técnicos y caminantes de la salud detectaron presencia larvaria del mosquito.

En vista de esta situación, miembros de la Policía Ambiental, acompañados de líderes del corregimiento como Guillermina Alemán y Alma Pineda, procedieron a pedirles a los dueños de las viviendas que firmaran actas de sensibilización.

Las multas. De acuerdo con el esquema, a estas personas se les da un plazo de 7 días para erradicar todo criadero del mosquito. En caso contrario deben pagar multas que van desde 19.000 pesos por día hasta una máxima de 196.500 pesos.

Al mismo tiempo, amonestación pública y la cancelación de registro o licencia, en el caso de que se trate de establecimientos comerciales y educativos.

Al entregar un balance del primer día de las visitas a los barrios, la secretaria de Salud Distrital indicó que en total fueron visitadas 1.320 casas de las etapas I, II y III, de las cuales, 26 mantenían reservorios del Aedes aegypti, a pesar de las recomendaciones hechas.

“Esta falta de conciencia ciudana nos obligó a tomar medidas drásticas. Vamos a poner mano dura porque la gente no está tomando las medidas de prevención del caso y esto se convierte en un problema de salud pública para todos”, anotó la funcionaria.

En su opinión, más que una sanción en dinero, lo que se pretende con estas acciones es cambiar los hábitos de mantener recipientes con agua limpia acumulada y que se mantengan las casas limpias porque es la única manera de evitar riesgos para sus familias y vecinos.

Por Alix López
Twitter: @alixlopezvargas