Los talleres abiertos a la comunidad ya se han transformado en una opción enriquecedora en materia educativa por parte de la oferta que hace FURECADE a la población en general. Con periodos adecuados de tiempo, se lanzan nuevos ciclos con diversidad de propuestas para que todos los interesados puedan participar. La calidad de los talleristas y los temas desarrollados hacen muy atractivos y eficaces estos procesos de capacitación.