Analizamos que a través de diferentes procesos industriales se podían separar los componentes de las llantas, y definimos que la mejor opción era realizarlos mediante un proceso mecánico, no contaminante, ni por vertimientos de aguas, ni por emanaciones al aire libre.